La Caravana Feminista al lado de las y los supervivientes del genocidio de Srebrnica condenan el ascenso del fascismo en Europa

Hace 20 años, el 11 de Julio 1995, más de 8000 hombres y chicos de la ciudad de Srebrnica y los pueblos de alrededor fueron masacrados por las fuerzas militares serbias de Bosnia. Sus restos fueron enterrados en fosas comunes y algunos cuerpos fueron esparcidos para no ser encontrados nunca más. El mismo día, las mujeres fueron separadas de los hombres, llevadas a campos de concentración y violadas sistemáticamente por soldados serbios.

Desde el 2004, cada año se organiza una marcha por la paz en apoyo de las víctimas del genocidio de Srebrnica y para recordar de forma colectiva los horribles crímenes de odio cometidos en Europa hace no mucho tiempo. Para la conmemoración de los 20 años, la caravana feminista asistió al homenaje y participó en este encuentro internacional por la paz.

Lo ocurrido en Srebrnica fue el resultado de un fallo profundo de las fuerzas internacionales de “mantenimiento de la paz” de las Naciones Unidas, quienes no cumplieron su misión – la de proteger al pueblo de Srebrnica, entre otras cosas. Nuestros estados poderosos y ricos y sus ejércitos sacrificaron al pueblo de Srebrnica, supuestamente para alcanzar la paz con el estado serbio. Pero nos preguntamos qué tipo de paz es esa, cuando un número considerable de responsables de esta masacre y de otras que ocurrieron durante la guerra siguieron y siguen ocupando altos cargos en el gobierno serbio. Este es el caso del actual primer ministro Aleksandar Vucic, que asistió al evento de conmemoración. Cuando se perpetraron estos crímenes contra el pueblo musulmán de Bosnia, este hombre hizo declaraciones públicas para fomentar los crímenes, como por ejemplo “por cada serbio asesinado masacraremos a 100 musulmanes”.
Lo que está pasando en torno a este homenaje de los 20 años de la masacre es aterrador. El estado serbio fue apoyado por Rusia para no permitir que se aprobara en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución que conmemora el genocidio. Todas las protestas de conmemoración organizadas estos últimos días en Belgrado fueron prohibidas y algunos activistas que portaban velas fueron atacados por nacionalistas.

La presencia de Vucic en el acto conmemorativo fue una clara provocación. Expresamos nuestra solidaridad con nuestras compañeras, quienes le gritaron eslóganes al pasar como “¡Responsabilidad!” o “¡Reconoce el genocidio!”.

No sabemos quién le tiró un proyectil y lo condenamos, pero sabemos sin duda que este acto perturbó el fuerte mensaje de paz que las y los participantes quisieron mostrar. Creemos que estos altercados en torno al acto conmemorativo es el resultado de las políticas agresivas hacia las y los supervivientes del genocidio y del pueblo musulmán de la región.

Creemos que los responsables de los crímenes de odio no son solamente los que cometieron los ataques físicamente, sino también todos los “intelectuales”, humoristas o responsables políticos que incitaron constantemente al odio. Somos conscientes de que Europa está en un momento de ascenso del fascismo y del odio racista y antisemita, donde la responsabilidad se divide entre los grupos de extrema derecha y las personalidades mediáticas que incitan al discurso del odio.

Hemos visitado Srebrnica. Hemos hablado con las mujeres de aquí y hemos visto las condiciones en que vive la gente en esta parte de Europa, 20 años después de este genocidio y nos choca mucho. La carretera principal que une Srebenica con el resto del país está medio destrozada. Dado que las ciudades de alrededor forman parte de la República Serbska (de Bosnia), no hay ningún indicio de la carretera que lleva a Srebrnica. Los efectos del genocidio aún son visibles y la población de Srebrenica aún está muy aislada. Las llamadas al “perdón” en este contexto suenan a abandono de la dignidad humana.

Hoy, 20 años más tarde, estamos aquí para recordar y no olvidaremos todas las atrocidades cometidas en Bosnia durante la guerra de 1992 – 1995. Decimos “basta” a las políticas nacionalistas y racistas que están provocando guerras en todo el mundo. Llevaremos con nosotras esta memoria porque creemos que es la única manera de evitar que las aspiraciones nacionalistas vuelvan a nacer en todos los países europeos.
El aumento del fascismo en los Balcanes está profundamente ligado con el aumento del fascismo que ha tomado muchas formas en toda Europa, por lo que debemos ser conscientes de que el aumento de los gobiernos fascistas no es algo lejano a las realidades de Europa Occidental. Evitar que se instalen las políticas fascistas y las guerras es una lucha diaria.

¡Recordar el genocidio de Srebrnica para no permitir que la historia se repita!

Caravana Feminista – Sarajevo – 14 de Julio 2015

Télécharger (PDF, 138KB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *